Iñaki Kortazar "Txopo": "La dulzaina metálica en Bizkaia ya no se va a perder, era nuestro temor inicial"

El próximo sábado 14 de diciembre, la Escuela Taller de Dulzaina de Lutxana celebra su 25 aniversario con la jornada festiva "Dultzaina eguna". El jueves y viernes también contarán con el concierto didáctico de Juan Mari Beltran y el grupo de música Kherau (programa en el interior). Acudimos a la sede que actualmente ocupa la escuela en el edificio Serralta para conocer de primera mano sus orígenes y los retos a futuro. Para ello charlamos con Iñaki Kortazar "Txopo" y Secun Aparicio.  El primero de ellos participa en la escuela desde sus inicios. El segundo sin embargo se ha incorporado este mismo curso a la dinámica de la escuela, suficiente para mostrar su pasión por este instrumento recuperado del olvido.
lutxana eskolaAl comenzar el encuentro "Txopo" puntualiza que si bien se celebran los 25 años de la escuela, este tiempo hace referencia únicamente al periodo en el que la escuela fue legalizada, por lo que "se trata de una escuela aún más antigua". "En el año 84, unas personas que trabajaban en el Colectivo Cultural Txomin Barullo recuperando la "Aste Nagusia" me solicitan que les suelde la dulzaina" recuerda "Txopo". El miembro más veterano de la escuela admite que por aquel entonces no tenía ni idea de música pero disponía de experiencia como soldador en Euskalduna. El año 84 se produce el cierre de dicha empresa por lo que este conocido lutxanatarra comienza a dedicarle más tiempo a soldar este instrumento. "Me costó dos años aprender la primera canción con dulzaina" asegura "Txopo" con cierto orgullo "pero me ilusionaba el hecho de tratar de recuperar un instrumento que estaba casi perdido".

La dulzaina no ha sido un instrumento desconocido en nuestro municipio. "Txopo" nos recuerda que en el Regato había habido 4 dulzaineros, en Lutxana había habido uno, en Burtzeña había habido otros 2... Es decir que por este entorno, bastantes romerías habían sido animadas con este instrumento. Al ver instrumento absolutamente perdido, varias personas de Lutxana comenzaron a trabajar en la tarea de recuperación. Aquí surge el germen de la escuela que ha llegado hasta nuestros días.

Esta iniciativa ha logrado mantener en el tiempo una doble vertiente en su actividad. La gente que acude a la Escuela aprende a tocar el instrumento y a su vez, aprende  a construirlo y repararlo en el taller. "Txopo" explica que tailerraesta escuela tiene una particularidad que explica con orgullo: "Aquí todos somos alumnos y profesores a la vez". "Nos vamos ayudando unos a otros".

Estos 25 años han dado mucho de sí y muchos han sido también los obstáculos a enfrentar por esta escuela. Entre estos, apuntan si dudarlo a la falta de estabilidad de locales dignos como un hándicap importante. Sin embargo los locales en los que recientemente se han establecido en el edificio Serralta han venido a proporcionar un buen nivel de estabilidad a la iniciativa. Haciendo un ejercicio de memoria "Txopo" explica que por la escuela han podido pasar unas 80-90 personas a lo largo de estos años. "Lo habitual es que actualmente nos reunamos semanalmente unas 15 personas" explica. Además apunta que las personas que acuden no siempre son de Barakaldo: "Aquí ha venido gente de Bermeo, Lekeitio, Basauri...".

El vecino de Lutxana, Secun Aparicio por su parte apunta que desde siempre le ha gustado el sonido de la dulzaina y que finalmente este año se ha decidido a dar el paso. Asegura guardando con mimo la dulzaina que, al ser de Lutxana, conoce la escuela desde hace tiempo porque "siempre les veía tocando en la calle".  "Lo más valioso que he encontrado aquí es el inmejorable ambiente que se disfruta en el grupo" explica con satisfacción.alboka

No conviene retraerse a la participación por el hecho de no disponer de nociones de solfeo ya que en la escuela siempre se parte desde un nivel muy básico. "Incluso aprendemos a tocar música sin conocer nociones de solfeo" explican. ¿Cómo se hace eso? Os preguntareis... Pues la dificultad se solventa mediante unas partituras muy particulares donde las notas no están expresadas con ningún símbolo, se lee claramente cada una de las notas.

En la escuela de Lutxana recuerdan con especial cariño la relación mantenida con la iniciativa "Hala Dzipo" desde sus orígenes. "Participamos en las reuniones para la creación de una escuela desde el comienzo pero lo que nosotros queríamos era algo muy particular" explican, "Queríamos salvar un instrumento perdido". "La escuela de instrumentos requería una entrega y un nivel mayor del que teníamos nosotros entonces" asegura "Txopo". Pero a su vez indica que las dos escuelas siempre han estado "al lado".

Aunque parezca que tras 25 años el objetivo ya está alcanzado, desde la escuela nos aseguran que el reto a futuro no es otro que terminar de normalizar el instrumento y continuar dando pasos con otros instrumentos olvidados, tratando de armonizarlos para que se puedan oír y disfrutar en la calle.

Fotografías: Gorka Palazio

PROGRAMA OSOA

Abenduak 12 19.30tan Juan Mari Beltran (Kontzertu didaktikoa)
Abenduak 13 20.30tan Kherau (Folk kontzertua)
Abenduak 14 Egun osoa. Dultzaina eguna

http://www.herrikolore.org/index.php/herri-mugimendua/euskara/4059-inaki...

herrikolore.org
5 Diciembre 2013